17/01/2011 | Vending

La Lotería Nacional vive los cambios más importantes y confusos de su historia con la venta por terminal

Las colas para adquirir un boleto en una administración de lotería podrían ser d

Las colas para adquirir un boleto en una administración de lotería podrían desaparecer con la ampliación de los puntos de venta.




 
Opergame

La Lotería Nacional vive momentos convulsos y todo parece indicar que 2010 será recordado como el año de los grandes cambios en Loterías y Apuestas del Estado. La irrupción de los terminales de venta, los nuevos contratos mercantiles o la privatización del 30% de la sociedad pública son temas suficientemente relevantes como para transformar por completo el concepto de lotería pública en nuestro país, una lotería que, según sus responsables, pretende adaptarse a los tiempos modernizando su modelo de gestión y, según los vendedores, tiende a desaparecer por querer exprimirla demasiado.

La guerra está abierta entre Administración y loteros, mientras el juego privado duda entre oponerse frontalmente a una nueva oportunidad de negocio que multiplicaría la oferta y, por tanto, dispersaría los beneficios, o unirse y formar parte de él y de su futuro en caso de que su implantación se generalice y sus resultados merezcan la pena.

Más que adentrarnos en la decisión del Gobierno de poner a la venta parte de LAE, vamos a acercarnos a los cambios instrumentales introducidos en los últimos meses, importantes modificaciones que sólo son un presagio, un anuncio silencioso, de lo que va a suceder. Hace unos meses se establecía un nuevo modelo de contrato mercantil para los loteros y las nuevas administraciones, además de poner en marcha la venta de Lotería
Nacional a través de terminal electrónico, como sucede con otras modalidades de juego -Quiniela, Bono Loto, La Primitiva, etc.-. El 5 de julio, LAE ponía a disposición de todos sus clientes esta fórmula de compra, método que desde entonces convive con la venta tradicional del décimo. Con esta medida, la comercialización de los décimos de Lotería Nacional dejaba de ser exclusiva para los 4.000 puntos de venta tradicional y se ampliaba al resto de la red de LAE, compuesta por otros 6.300 puntos, en este caso mixtos.

A esos 10.300 puntos de venta de la red comercial de LAE, hay que sumarle un número indeterminado de los denominados “tótems”, máquinas a través de las que un cliente puede formalizar la compra de un boleto, y las numerosas páginas web que ofrecen este servicio. La cantidad de unidades comercializadas es muy difusa y no podemos dar una cifra exacta porque su instalación no está sujeta a ningún tipo de licencia específica de juego, tampoco está autorizada por LAE, ni sometida a control alguno por parte de Economía y Hacienda. Sin embargo, existen en todas las
comunidades autónomas y como nos comenta Luis Arias, responsable de marketing de GVisión, empresa fabricante de este tipo de terminales, sólo de su firma “hay más de 1.500 instalados en todo el territorio nacional con diferentes nombres comerciales”.

Cierto es que la venta de lotería se actualiza con este sistema -argumento defendido por el director comercial de LAE, Juan Antonio Gallardo, en respuesta a las críticas recibidas por los sectores afectados-, al igual que lo es el hecho de que abre la puerta a la participación de nuevos operadores. El aumento de los puntos de venta ha provocado el rechazo rotundo de los loteros que ven peligrar sus negocios. “El incremento no va a generar más negocio, sino que va a dispersar el que hay, esto es pan para hoy y hambre para mañana”, declara Manuel Izquierdo, presidente de la Agrupación Nacional de Asociaciones Provinciales de Administradores de Lotería).

Aunque la lotería es la modalidad de juego que mejor se mantiene en régimen de ventas y volumen de negocio, la crisis también se está notando este año en la venta de décimos. “No atravesamos un buen momento económico y las ventas disminuyen, si además se da la posibilidad a otros de vender lotería, van a ser muchos los loteros que tenga que cerrar y otros tantos los que tengan que reducir personal”, advierte Izquierdo. Por el contrario, las administraciones de lotería que ofrecen este servicio ven la posibilidad como la expansión de sus negocios. Los terminales o tótems funcionan con la mediación de un administrador específico con autorización de LAE. “Son terminales homologados, conectados a una administración de lotería que es quien sella el boleto y da todas las garantías al cliente”, explica Emilio Álvarez, gerente del Grupo Interfilm, comercializadora de este tipo de máquinas.

Beneficios

Si con estos nuevos sistemas las ventas no aumentan, tampoco lo harán los ingresos del Estado. Habrá que esperar a los datos oficiales de LAE cuando finalice el año para comprobar el balance de ganancias-pérdidas, teniendo en cuenta que la venta por terminales no debe ser la única causa que explique ese descenso que se prevé a la vista de los datos (cercano al 2% en términos absolutos).

Estos terminales también tienen que ser rentables, además de para las arcas públicas, para el comercio que los adquiere. “Se pueden emplazar en todo tipo de negocios”, apunta Emilio Álvarez. Bares, peluquerías, quioscos, librerías, locutorios o gasolineras componen sus principales localizaciones, a pesar de las declaraciones de Gallardo de que no se van a instalar este tipo de terminales en lugares tan diversos, ya que el sector “no se ha liberalizado”. Pero la gama es amplia, al igual que los servicios que ofrecen estos terminales, ya que no se limitan a la comercialización de las loterías o las apuestas. En estas máquinas también podemos encontrar revelado de fotografías, recarga de móviles, tarjetas étnicas o productos financieros, entre otros.

En estos últimos servicios residen los verdaderos beneficios de la máquina, ya que la lotería supone aún un porcentaje mínimo. Es difícil acostumbrar al consumidor a utilizar medios tan innovadores y en apariencia poco seguros, por lo que la venta de apuestas es prácticamente mínima y los beneficios por ello para el propietario de la máquina también. “La rentabilidad derivada de los terminales Photolotto se obtiene en un 40% de los servicios fotográficos y derivados, cuyo margen comercial para el titular del equipo instalado puede llegar al 30%, manteniendo precios altamente competitivos en mercado”, explica el gerente de Interfilm. De todos modos, si la comercialización de lotería no obtuviese el rendimiento esperado, podría eliminarse de la máquina.

La tendencia del consumidor será la que decida. “En principio, nos dijeron que la terminal se puede amortizar perfectamente en unos cuatro años, pero nosotros esperamos hacerlo en menos”, manifiesta José Antonio León, propietario de tres de estas máquinas instaladas en bares, “todo dependerá del interés que podamos generar”.

Qué pasará si finalmente se liberaliza ese 30% de LAE y si, como afirman los loteros, se empiezan a cerrar administraciones por la falta de beneficios. Lo lógico sería que estos terminales absorbieran parte de este mercado, un mercado, no olvidemos, que factura al año 5.400 millones de euros al año, de ellos, la mitad en recaudación por la Lotería de Navidad. Además, con la privatización de parte de LAE también habrá que comprobar en qué queda la participación de los agentes privados en la comercialización de sus productos y si les interesa, tanto a unos como a otros, la proliferación de este tipo de terminales. En caso afirmativo, los que ya se han subido al carro jugarán con ventaja en un negocio que no es exclusivo de nuestro país.

Venta por Internet

Con la mismas prebendas contarán las administraciones que ya operan en Internet, cuya posición debe aclararse con la Ley que el Gobierno negocia en estos momentos con las Comunidades Autónomas. La única web oficial de venta online de lotería es www.onlae.es, lo que no significa que no se puedan adquirir por medio de otras páginas. En la actualidad, existe un buen número de ellas que garantizan la compra de prácticamente cualquier número. Algunas cuentan con el respaldo de importantes administraciones de loterías como es el caso de la Bruixa D’Or -interesada también en la
instalación de terminales-, otras, por el contrario, se sustentan en la experiencia y el posicionamiento de empresas de gestión de loterías y apuestas.

Estas empresas suelen cobrar un pequeño recargo por la compra del número elegido y exigen el registro de la persona a través de una cuenta en la que deben identificarse por medio del DNI y proporcionar un número de tarjeta y cuenta para registrar los ingresos. La empresa operadora siempre será intermediaria entre el cliente y LAE con unas condiciones que muchas veces disuaden al público menos confiado como es el hecho de que el cliente no sea el propietario exclusivo del boleto o los cobros superiores a ciertas cantidades tengan que ser autorizados por ese intermediario.

Muchas posibilidades y poca seguridad ofrece Internet en este sentido, aunque cada vez es más difícil encontrar fraudes en la venta de lotería y apuestas, de ahí que todos los años crezcan las ventas online.

El terminal de lotería: Legal, ilegal, “alegal”...

“Hay que dejar muy claro que el terminal no vende ningún tipo de boleto, es lo mismo que utilizar un ordenador para apostar por Internet, pero en vez de hacerlo desde la pantalla de tu casa se hace desde una máquina desde cualquier lugar”, reitera Arias. Si es o no legal lo tienen que determinar las autoridades, unas autoridades que no se pronuncian por el momento.

LAE ha asegurado en varias ocasiones, a través de diferentes comunicados, que los terminales no representan un punto de venta oficial, no tienen su respaldo, sus resguardos no son válidos para el cobro de premios y los establecimientos no tienen licencias para vender, sin llegar a enunciar, en ningún párrafo, el término de ilegalidad, ya que la máquina en sí no ofrece, ni publicita ninguno de estos supuestos como defienden sus promotores. A juicio de los que promueven este negocio no es una actividad ilegal instalar este tipo de máquinas y, en el caso de que lo fuera, lo ilícito sería la venta por Internet ya que la máquina sólo actúa de mediador entre el comprador y la empresa que opera por medio de la web. “Si el terminal es ilegal también lo es cualquier ordenador personal ya que la función es la misma”, afirma el representante de GVisión.

En la actualidad, una administración de lotería no puede vender a través de la Red, sus páginas web sólo están permitidas para la publicidad del negocio. Pero, vender, venden, prueba de ello son páginas como Serviloto, Serviapuesta, Lotopia... Entramos de nuevo en esa nebulosa de “alegalidad” que rodea a Internet, sin saber aún dónde están los límites de lo permitido y lo prohibido, qué es delito y qué no. Esas restricciones, detalladas y directas -no por relación con otros posibles delitos-, deberían ser resueltas con la nueva Ley del Juego que prepara el Gobierno, pero
¿llegará el Legislador a abarcarlo? Y las dudas surgen porque, como en muchos otros asuntos, la realidad va por delante de la Ley y, primero, se deja hacer para después reglamentar según le venga mejor... ¿al Estado?

Suscribirse a Boletín de Opergame
Últimas Empresas
Jaime Espinosa
Inversiones Natura y Sol, S.L.

Nuestra principal actividad es la oferta de probabilidades para sorteos de las principales loterías...

Matías Vergara Siliotti
Grupo VyA Nature, Sports & Entertainment

GRUPO VyA es una empresa dinámica, con una amplia experiencia internacional. I + D + i, aplicados a...

Últimos Productos
PERCUSION MASTER

MODELO TWIN

Máquina musical nueva, modelo Twin de competición de timbales.De uso infantil y juvenil. Número 1 en USA.

TABURETE SALON RECREATIVO

PEGASO

TABURETE MODELO PEGASO: Ideal para Salones de juego – Mini Casinos – Casinos • Tejido en simil-piel color a elección; • Interior respaldo ergonómico...

Próximas Ferias
FADJA 2014

Colombia23/04/2014 – 24/04/2014

La décima sexta edición de la feria más representativa de la región, se realizará los días 23 y 24...

SAGSE Gaming Panamá 2014

Panamá07/05/2014 – 08/05/2014

Con la intención de cambiar los paradigmas dentro del sector del juego y crear nuevas experiencias...